Equipo de 1965

En el periodo comprendido entre los años de 1955 y 1960, Costa Rica emprendió con gran auge la construcción de caminos y carreteras que posibilitaran su desarrollo económico y, por ende, el bienestar de sus habitantes.

La economía estaba basada en la agricultura y en la ganadería, por tanto, era necesario llegar a todos los rincones del país a través de vías de comunicación apropiadas. Igualmente, los pobladores y los gobiernos locales hicieron grandes esfuerzos para abrir nuevos caminos.

Los orígenes de la Constructora Sánchez Carvajal se gestan cuando don Fernando Sánchez Carvajal, nuestro fundador, trabaja con su hermano mayor, el cual le enseña el negocio de la construcción de carreteras. Posteriormente, dicho hermano se dedica al negocio de la caña de azúcar, pues funda un ingenio y, como lo menciona don Fernando: “Yo no quise participar en ese negocio y me compré un tractorcillo Caterpillar D690, pues había que vivir de algo, tenía que hacer algo en la vida”.

Por ende, nacimos con un pequeño tractor, con la necesidad de enfrentarnos a una Costa Rica que vivía un incipiente desarrollo y Sánchez Carvajal observó en esa necesidad de crecimiento y de comunicación vial de las personas la oportunidad de contribuir con el desarrollo, y partiendo de herramientas artesanales en la construcción inicial de alcantarillados, pasó a la apertura de trochas y, posteriormente, a la implementación constructiva de grandes obras.

Desde sus inicios, nuestra constructora ha sido una empresa familiar, pues don Fernando incluye en su aventura a algunos de sus hermanos y, en la actualidad, dos de sus hijos (Carlos y Fernando) son bastiones trascendentales en esta estructura empresarial. Por lo tanto, humildad, tenacidad, conocimiento, lealtad, esfuerzo, entrega y, sobre todo, honestidad, han sido los valores propios de una herencia familiar que ha consolidado a nuestra empresa como una de las más estables en nuestro país en el área de la construcción.

Posteriormente, la empresa se traslada a desarrollar proyectos en Santa Cruz, Guanacaste. En dichas regiones guanacastecas, se buscaba mejorar los caminos, pues lo que había “era trillos para caballos”.Aproximadamente en 1958, la provincia de Guanacaste fue la primera favorecida con las obras de nuestra constructora, ya que uno de los primeros trabajos fue en Quebrada Grande de Liberia, lugar “donde no había casi desarrollo, si acaso unas fincas, y uno de los primeros beneficiados fue un indígena que curaba y tenía unas propiedades de donde sacaba matas…”

Una empresa es fiel reflejo de su fundador y de sus orígenes, y don Fernando se siente orgulloso de ello al manifestar que “tengo la alegría de que todo lo que he luchado se refleja en una familia buena”.

Instrumento

Constituida como Constructora Sánchez Carvajal, la compañía abrió sus puertas el 13 de julio de 1961. Se comienzan a realizar carreteras con regulaciones y con la vigilancia por parte de las instituciones estatales. El hecho de enfrentar problemáticas como la insuficiencia de equipo, pues había que laborar muy extensas jornadas diarias, consolida el alto valor que le brindamos en nuestra empresa al ser humano, pues este constituye uno de los principales factores de crecimiento. Para Sánchez Carvajal, “el personal es parte del equipo de trabajo, son personas buenas que están luchando por sobrevivir y por mejorar su calidad de vida, y por suerte mis hijos tienen el mismo interés por la gente y la misma manera de ser”.

Según nuestro fundador, el crecimiento humano de los trabajadores va de la mano con el crecimiento de la empresa, pues “crecimos con ellos y le agradecemos muchísimo a nuestro personal”. Continúa manifestando que “nosotros a muchos de ellos les brindamos apoyo económico; si tienen un problema aquí se lo arreglamos y, además les proporcionamos capacitaciones profesionales”, entre otros aspectos.

Nuestra empresa se afianza con proyectos cada vez más importantes y complejos, lo cual le ha permitido incursionar en áreas más diversas de la construcción y que por sus características, han beneficiado a la constructora con un crecimiento considerable: con equipos de alta tecnología, profesionales en constante desarrollo y un sistema de construcción orientado a la calidad. No obstante, según argumenta don Fernando Sánchez Carvajal, “esta empresa es muy peligrosa porque se tienen grandes inversiones en equipo y hay épocas donde la cantidad de trabajo disminuye”.

Desde ese punto de vista, en Sánchez Carvajal nos preocupamos por satisfacer las necesidades de nuestros clientes y de nuestros acreedores, por tanto, la responsabilidad es parte de nuestra manera de conducirnos en el plano personal y profesional. Por ende, “muchas empresas nos han tratado bien, nos han preferido en muchos trabajos porque hacemos las cosas bien hechas. Este es un buen lema y nos ha ido bien con él.”

Como menciona nuestro fundador Fernando Sánchez Carvajal: “Hace 50 años comenzó a mejorar todo lo relacionado con la infraestructura de caminos… Había caminos vecinales, luego comenzaron a hacerse caminos más formales, con ciertas regulaciones, con curvas menos obligadas, con calzadas más anchas y se comenzó a trabajar con un libro llamado FP-61, que era una norma para construir carretera...”

Periodico La Nación de 1969
Periodico La Nación de 1992

Mapa de Proyectos